Ejecutar un programa de la compania

Configurar su marca suele ser una larga lista de obligaciones que cumplir. Un buen plan de negocios y antecedentes financieros no es todo, el futuro empresario también debe completar muchos trámites, incluso en la Oficina de Impuestos.

Si planea vender productos o brindar servicios a individuos, el objetivo es equiparse con la suma fiscal de revocación de posnet. Interesan pequeñas tiendas, grandes supermercados, pero también peluqueros, médicos y salones de belleza.

Uno debería tener esa compra de una caja registradora revo de posnet & nbsp; Ese es el comienzo. Un proceso importante y necesario es más informar la caja registradora a la Oficina de Impuestos. Se lleva a cabo en tres etapas.

En la etapa principal, se debe notificar a la Oficina sobre el número de cajas registradoras que registran la facturación, así como sobre la ocupación de su uso (dirección exacta. Dicha información, presentada por escrito, es necesaria para que los funcionarios mantengan registros. Vale la pena mencionar que en el éxito de tener solo una caja registradora, esta etapa se puede omitir.

Una vez que nos ocupamos de la transferencia de estos consejos a la Oficina, podemos privarnos de la localización de la caja registradora. Es importante que este proceso tenga lugar definitivamente en presencia de un empleado de servicio. ¿En que consiste? En resumen, al inicio del registro de movimiento y el inicio de la memoria del dispositivo. Sin este grado, la caja registradora no está en forma para realizar correctamente sus operaciones.

La tercera etapa final es el registro oficial de la caja registradora en el Título Fiscal. En primer lugar, debe completar el texto de dos partes y ensamblarlo en la sección correcta. Entonces, solo en sumas podemos legalmente comenzar a registrar la rotación.

Completar todas las etapas y trámites es una cosa, pero la caja registradora debe revisarse periódicamente. El deber del gerente es una revisión técnica del dispositivo, realizada al menos cada dos años. Muchas cajas registradoras, automáticamente, capacitan y recuerdan al empresario la fecha asociada de la próxima inspección, hasta que los últimos técnicos de servicio de la marca coloquen una etiqueta con la fecha en el dispositivo. Tales recordatorios, al contrario de las apariencias, son muy simples. El término es fácil de olvidar. Entonces, con el cambio, eso sería una gran consecuencia financiera. De acuerdo con nuestra propia ley, un retraso en la realización de una revisión técnica obligatoria es un delito financiero, por el cual se lo multará.

Teniendo en cuenta los aspectos anteriores, al comprar una caja registradora vale la pena verla, o la compañía también ofrece un servicio integral.